miércoles, 9 de agosto de 2017

Un republicano opina

Los miércoles republicanos

Nosotros los republicanos reforzamos nuestro deseo de conseguir ese estado de la Libertad, la Igualdad y la fraternidad que nos arrebataron por la crueldad de una guerra y la represión posterior establecida por la dictadura fascista.
Reclamamos contra las políticas y las medidas que pongan objeción o barreras a tan nobles ideales de recuperar lo Nuestro, lo que se consiguió por los deseos democráticos y de libertad de nuestro pueblo.
Reclamamos contra la arbitrariedad y la parcialidad de lo que llaman justicia, contra esas dos varas de actuar o medir que aplican cada día según sea el origen o status social del presunto o de la víctima.
Reclamamos contra la política exterior de sometimiento al FMI y la Troika que traen precariedad y miseria al pueblo trabajador mientras se traduce en beneficios desproporcionados para las élites financieras y bancos del sistema.
Reclamamos contra las manifestaciones agudas de esas actuaciones de recortes traducidas en la precariedad y la indefensión de los derechos de las trabajadoras/es, contra los salarios de miseria, contra los recortes en la asistencia a la dependencia, contra la burla y la discriminación sobre los pensionistas.
Reclamamos por el pleno empleo, por el reparto del trabajo, por unas relaciones de cooperación y justa recompensa de la actividad laboral y no por la explotación capitalista que se da en la actualidad.
Reclamamos contra esa devaluación calculada de la sanidad pública en beneficio descarado de la privada, convertida en una de las fuentes de negocio de esas élites que desprecian con su actuación el derecho a la vida, la integridad física y en definitiva a la salud de todas y todos.
Reclamamos contra el abandono y el desgaste del sistema de seguridad social, así como la carga de mantenimiento de la misma sobre las espaldas de los trabajadores mientras se premia y bonifica a empresarios que la convierten en fuente de ingresos para ellos.
Reclamamos contra las limitaciones al derecho al trabajo en condiciones de igualdad para mujeres y hombres, nacionales o venidos de otros lugares por las dificultades que sufren en sus países de origen, y no olvidamos que nuestro pueblo ha sido y es, en parte, emigrante. Y condenamos cualquier manifestación de xenofobia, racismo o persecución que se pueda producir.
Reclamamos contra la intromisión del “catecismo” en la escuela pública, al mismo tiempo que defendemos a la misma frente a las agresiones que sufre por parte del poder gobernante y exigimos calidad humana, cultural y científica para la misma. ¡El derecho inalienable a la educación de todas y todos!
Reclamamos se ponga fin a ese terrorismo machista ejercido contra la mujer, y se persiga y castigue cualquier conato de violencia sexista sea en la forma que sea. Reclamamos el respeto al derecho a decidir cada una o uno a ejercer su sexualidad de acuerdo con su personalidad natural.
Reclamamos el derecho a una Memoria histórica que haga justicia, reconocimiento y reparación a todas las víctimas de la dictadura y se deje de financiar a organizaciones y fundaciones que hacen alegoría y defensa de la dictadura.
Reclamamos y estamos por la limitación proporcional en gastos desproporcionados de defensa, con la limitación y reforma de las fuerzas armadas y de los cuerpos policiales en general, que deben estar al servicio de su pueblo y no ser meros ejecutores de políticas de represión contra el mismo.
Reclamamos se ponga fin a la financiación de la Iglesia Católica o de cualquier otra, de los privilegios que gozan y se les el trate como sociedades privadas y sometidas al imperio de la ley.
Reclamamos y estamos por la unidad de los republicanos para conseguir estos objetivos y otros que vayan dándose y beneficien a nuestro pueblo. Sin unidad y cooperación entre nosotros la República no va a ser posible o tardará en alcanzarse más de lo que todas y todos deseamos.
Salud y República.


miércoles, 2 de agosto de 2017

Un republicano opina

Ciudadanos, republicanos y demócratas


Vaya por delante mi reflexión en este miércoles 2 de agosto.
¿Qué nos planteamos aquéllos que no nos gustan las dictaduras ni sus herencias aunque se vistan de monarquías? Ésta que padecemos nada tiene que ver con las establecidas en el norte de Europa, ni en su origen ni en su funcionamiento histórico (frente al fascismo) ni en la actualidad por su respeto al estado social y democrático de derecho.
Nosotros los demócratas republicanos tenemos que convencer a la ciudadanía de que la República traerá para la misma mayores cotas de libertad en todos los sentidos, de igualdad, de participación en las decisiones y en la distribución de la riqueza en definitiva de democracia real... pero es un reto muy grande el que asumimos los republicanos, teniendo en cuenta el estado de conformismo y alienación en que se encuentra la sociedad actualmente.
Lo primero, 'unidad' de acción de todos los grupos republicanos.
Segundo, 'no escondernos' para esperar mejores ocasiones.
Tercero, dar una 'respuesta' social y política a cada uno de los problemas que vivimos como pueblo, esto supone estar en la calle todos los días.
Cuarto, 'educar' en nuestras familias y entornos, reivindicando un pasado para quedarnos con lo bueno y rectificar en los errores que sin duda tuvimos. 

Quinto, lograr un 'frente' politico de la izquierda Republicana para lograr esa República Democrática y Federal que no necesariamente debe llevar apellidos que confundan o creen miedos entre la población...
Sexto, la República 'no será' ni comunista, ni socialista, ni capitalista, ni de derechas... será si queremos su logro y permanencia profundamente Demócratica, Federal, Social y Culta o lo que es lo mismo Libertad, Igualdad y Fraternidad.
SyR