miércoles, 9 de agosto de 2017

Un republicano opina

Los miércoles republicanos

Nosotros los republicanos reforzamos nuestro deseo de conseguir ese estado de la Libertad, la Igualdad y la fraternidad que nos arrebataron por la crueldad de una guerra y la represión posterior establecida por la dictadura fascista.
Reclamamos contra las políticas y las medidas que pongan objeción o barreras a tan nobles ideales de recuperar lo Nuestro, lo que se consiguió por los deseos democráticos y de libertad de nuestro pueblo.
Reclamamos contra la arbitrariedad y la parcialidad de lo que llaman justicia, contra esas dos varas de actuar o medir que aplican cada día según sea el origen o status social del presunto o de la víctima.
Reclamamos contra la política exterior de sometimiento al FMI y la Troika que traen precariedad y miseria al pueblo trabajador mientras se traduce en beneficios desproporcionados para las élites financieras y bancos del sistema.
Reclamamos contra las manifestaciones agudas de esas actuaciones de recortes traducidas en la precariedad y la indefensión de los derechos de las trabajadoras/es, contra los salarios de miseria, contra los recortes en la asistencia a la dependencia, contra la burla y la discriminación sobre los pensionistas.
Reclamamos por el pleno empleo, por el reparto del trabajo, por unas relaciones de cooperación y justa recompensa de la actividad laboral y no por la explotación capitalista que se da en la actualidad.
Reclamamos contra esa devaluación calculada de la sanidad pública en beneficio descarado de la privada, convertida en una de las fuentes de negocio de esas élites que desprecian con su actuación el derecho a la vida, la integridad física y en definitiva a la salud de todas y todos.
Reclamamos contra el abandono y el desgaste del sistema de seguridad social, así como la carga de mantenimiento de la misma sobre las espaldas de los trabajadores mientras se premia y bonifica a empresarios que la convierten en fuente de ingresos para ellos.
Reclamamos contra las limitaciones al derecho al trabajo en condiciones de igualdad para mujeres y hombres, nacionales o venidos de otros lugares por las dificultades que sufren en sus países de origen, y no olvidamos que nuestro pueblo ha sido y es, en parte, emigrante. Y condenamos cualquier manifestación de xenofobia, racismo o persecución que se pueda producir.
Reclamamos contra la intromisión del “catecismo” en la escuela pública, al mismo tiempo que defendemos a la misma frente a las agresiones que sufre por parte del poder gobernante y exigimos calidad humana, cultural y científica para la misma. ¡El derecho inalienable a la educación de todas y todos!
Reclamamos se ponga fin a ese terrorismo machista ejercido contra la mujer, y se persiga y castigue cualquier conato de violencia sexista sea en la forma que sea. Reclamamos el respeto al derecho a decidir cada una o uno a ejercer su sexualidad de acuerdo con su personalidad natural.
Reclamamos el derecho a una Memoria histórica que haga justicia, reconocimiento y reparación a todas las víctimas de la dictadura y se deje de financiar a organizaciones y fundaciones que hacen alegoría y defensa de la dictadura.
Reclamamos y estamos por la limitación proporcional en gastos desproporcionados de defensa, con la limitación y reforma de las fuerzas armadas y de los cuerpos policiales en general, que deben estar al servicio de su pueblo y no ser meros ejecutores de políticas de represión contra el mismo.
Reclamamos se ponga fin a la financiación de la Iglesia Católica o de cualquier otra, de los privilegios que gozan y se les el trate como sociedades privadas y sometidas al imperio de la ley.
Reclamamos y estamos por la unidad de los republicanos para conseguir estos objetivos y otros que vayan dándose y beneficien a nuestro pueblo. Sin unidad y cooperación entre nosotros la República no va a ser posible o tardará en alcanzarse más de lo que todas y todos deseamos.
Salud y República.


miércoles, 2 de agosto de 2017

Un republicano opina

Ciudadanos, republicanos y demócratas


Vaya por delante mi reflexión en este miércoles 2 de agosto.
¿Qué nos planteamos aquéllos que no nos gustan las dictaduras ni sus herencias aunque se vistan de monarquías? Ésta que padecemos nada tiene que ver con las establecidas en el norte de Europa, ni en su origen ni en su funcionamiento histórico (frente al fascismo) ni en la actualidad por su respeto al estado social y democrático de derecho.
Nosotros los demócratas republicanos tenemos que convencer a la ciudadanía de que la República traerá para la misma mayores cotas de libertad en todos los sentidos, de igualdad, de participación en las decisiones y en la distribución de la riqueza en definitiva de democracia real... pero es un reto muy grande el que asumimos los republicanos, teniendo en cuenta el estado de conformismo y alienación en que se encuentra la sociedad actualmente.
Lo primero, 'unidad' de acción de todos los grupos republicanos.
Segundo, 'no escondernos' para esperar mejores ocasiones.
Tercero, dar una 'respuesta' social y política a cada uno de los problemas que vivimos como pueblo, esto supone estar en la calle todos los días.
Cuarto, 'educar' en nuestras familias y entornos, reivindicando un pasado para quedarnos con lo bueno y rectificar en los errores que sin duda tuvimos. 

Quinto, lograr un 'frente' politico de la izquierda Republicana para lograr esa República Democrática y Federal que no necesariamente debe llevar apellidos que confundan o creen miedos entre la población...
Sexto, la República 'no será' ni comunista, ni socialista, ni capitalista, ni de derechas... será si queremos su logro y permanencia profundamente Demócratica, Federal, Social y Culta o lo que es lo mismo Libertad, Igualdad y Fraternidad.
SyR

viernes, 14 de julio de 2017

un republicano opina





Buenaventura Durruti (14 de julio de 1896-20 de noviembre de 1936)
En homenaje a tan significado revolucionario libertario...

DURRUTI muere en defensa de la República.
Que bala te cortó el paso
-¡maldición de aquella hora!-
atardecer de noviembre,
camino de la victoria?
Las sierras de Guadarrama
cortaban de luz y sombra
un horizonte mojado
de agua turbia y sangre heroica.
Y a tus espaldas , Madrid
el ojo atento a tu bota,
mordido por los incendios,
con jadeos de leona,
tus pasos iba midiendo,
prietos el puño y la boca.
¡Atardecer de noviembre,
negro borrón de la historia!
Buenaventura Durruti,
¿quién conoció otra congoja
más amarga que tu muerte
sobre la tierra española?
¡Acaso estabas soñando
las calles e Zaragoza
y el agua espesa del Ebro
caminos de laurel-rosa,
cuando el grito de Madrid
cortó tu sueño en mala hora!
Gigante de las montañas
donde tallabas tu gloria,
hasta la Castilla desnuda
bajaste como una tromba
para raer de las tierras
pardas la negra carroña.
¡Y detrás de ti, en alud,
tu gente, como tu sombra!
Hasta los cielos de Iberia
te dispararon las bocas.
El aire agitó tu nombre
entre banderas de gloria
-tu nombre, grito de guerra
y dura canción de forja-.
Y una tarde de noviembre,
mojada de sangre heroica,
en cenizas de crepúsculo
caía tu vida rota.
Sólo hablaste estas palabras,
al filo ya de tu hora:
"¡Unidad y firmeza, amigos;
para vencer hay de sobra!"
Durruti, hermano Durruti,
jamás se vio otra congoja
más amarga que tu muertes
sobre la tierra española.
Rostros curtidos del cierzo
quiebran su dureza de roca,
como tallos quebradizos
hasta la tierra se doblan
hércules de firme acero.
¡Hombres de hierro sollozan!
Tambores fúnebres baten
apisonando la fosa.
¡Durruti ha muerto, soldados;
que nadie mengüe su obra!
Se buscan manos tendidas,
los odios se desmoronan,
y en las trincheras profundas
cuajan realidades hondas,
porque a la faz de la muerte,
los imposibles se agotan.
Aquí está mi diestra, hermano.
Calma tu tu sed en mi boca,
mezcla tu sangre a la mía
y tu aliento a mi voz ronca,
Durruti bajo la tierra
en esto espera su honra.
Rugen los pechos hermanos,
las armas al aire chocan;
sobre las rudas cabezas
solo una enseña tremola.
¡Durruti ha muerto! ¡Malhaya
aquél que mengüe su obra!
(de Lucía Sánchez Saornil, escritora y poeta libertaria)

domingo, 18 de junio de 2017

Un republicano opina


SIN LUCHAS DE LAS CLASES TRABAJADORAS...

Asistimos a la evidencia contrastada de la economía neoliberal impuesta en nuestro país contra los trabajadores. Sirva como una nota más de lo que afirmamos el hecho de "el coste para los empresarios de un trabajador es 33 euros inferior al de 2012".
La gestión económica del Gobierno del PP, continuadora de las políticas de los Solbes y Zapateros, ha creado "un modelo competitivo basado en la continua rebaja de los costes laborales", al mismo tiempo que se extiende la indefensión de los trabajadores "acogidos al sálvese quien pueda" al carecer de fuerza e instrumentos en su lucha contra las desigualdades, recortes y explotación de los mismos en general.
Los sindicatos con su políticas de "pactos" contra natura han contribuido a este clima de abandono y baja conciencia reivindicativa en general, han desilusionado y han propiciado la desbandada.
Reconstruir instrumentos de lucha y organización útiles y al servicio de las clases trabajadora es el desafió social al que nos enfrentamos y al que los partidos de la "izquierda" oficialista no contribuyen para nada.
Un porvenir de explotación y miseria a corto y medio plazo no ha quien nos lo quite, salvo que recuperemos el grado de conciencia de clase en que era fundamental la afirmación de "que si nadie trabaja por ti, que nadie decida por ti".
Sin lucha obrera, las demás luchas sociales y políticas, como la de nuestro empeño en reponer la República, van a ser largas e inciertas.
Amig@s apostaría con gusto por equivocarme.
Salud y República.


sábado, 29 de abril de 2017

un republicano opina

 
EL 1º DE MAYO NO ES UNA FIESTA

A dos días del 1º de Mayo me han sorprendido algunas convocatorias o carteles donde al referirse a dicho "día", hablan de "Fiesta del 1 de Mayo".
Mi primera reacción ha sido de sorpresa, ¿qué hay que celebrar? y luego de indignación.
El 1º de mayo no es una fiesta sino un día donde los trabajadores del mundo se reúnen para intercambiar opiniones, ver sus problemas y cómo pueden tirar para delante hasta conseguir una nueva sociedad sin explotadores ni explotación. Esto en definitiva no es fiesta sino lucha.
Los trabajadores de este país nunca hemos estado en peores condiciones, si obviamos el periodo la dictadura franquista, que ahora, a consecuencia del pactismo a espaldas de la clase trabajadora por las burocracias sindicales que ha supuesto un desmantelamiento de la vida sindical y reivindicativa y lo que es peor una desmoralización general y en ascenso de la misma en las clases trabajadoras, es el momento de plantearnos ¿Qué hacer? ¿Qué queremos como trabajadores? ¿Cómo organizarnos? ¿Cómo echarnos de encima a los burócratas?... y de reafirmar que la lucha de clases, como motor de la historia no se archiva ni desaparece hasta que consigamos una sociedad igualitaria, justa, plenamente democrática.
Los trabajadores son el motor de la economía, la principal fuerza motora de la sociedad, el principal capital al que deben subordinarse los demás intereses, bastardos en este momento y que rayan en el latrocinio más descarado como es la explotación y la apropiación de las plusvalías generadas por parte de la burguesía y sus adlatares.
No es momento de fiesta, quienes hablan con ese vocablo no son de fiar, hace tiempo que entraron en el injusto sistema y se encuentran cómodos en él.
El 1º de mayo es lucha y es llamada a organizarse para volcar y erradicar el actual sistema productivo y organizar su justo reparto entre los productores, esto es los trabajadores de todas las clases.
Salud y República.

lunes, 27 de marzo de 2017

un republicano opina


14 de abril de 2017”

Ha transcurrido un años desde la anterior conmemoración (14 de abril del 2016) y nos plantamos en el “14 de abril de 2017” y volveremos a salir a la calle a reivindicar lo nuestro: La República.
Pero nos conviene reflexionar que ha supuesto para nosotros los republicanos el transcurso de ese año, que avances hemos tenido, si los ha habido, si podemos considerar que estamos llegando a la ciudadanía con nuestro ideario republicano..., en definitiva si la República la vemos cerca o lejos pese a nuestros deseos personales y sobre todo como la ven los ciudadanos que nos contemplan levantar las Banderas pero que todavía no forman parte del proyecto y son, la mayor parte del tiempo, meros espectadores.
Además de reflexionar hacia donde va “izquierda” parlamentaria, si nos ayuda a avanzar en los postulados que hemos heredado de la gran Revolución Francesa o si por el contrario confirman y afianzan, la restauración monárquica que dispuso en su testamento el dictador.
Me voy a centrar en la primera parte de mi intento de reflexionar y no me cabe más desasosiego al ver el año transcurrido como se ha desarrollado, si somos o estamos en el camino para que los republicanos influyamos en el cambio que nuestra sociedad necesita para progresar en beneficio de la mayoría social injustamente discriminada y aperreada por los poderes públicos y las clases dominantes, si los republicanos abanderamos o estamos en disposición de hacerlo, sin complejos, la conquista de las libertades republicanas.
Y para mi reflexión, y con dolor, considero que los republicanos seguimos fallando, como motor político-social que anime a la ciudadanía a levantar la Tricolor con vigor y sin miedos, para comprometerse en esa ruptura democrática necesaria y alternativa que representa la República. Y es porque hemos mirado demasiado lo que otros hacen sin plantearnos un calendario autónomo que establezca las estrategias necesarias para mover a los ciudadanos a sentir que sus graves problemas y carencias no pueden solucionarse sin ese cambio que supone recuperar la República.
Deberemos afrontar y dejar claro que la grave situación económica que padece la sociedad en general, la corrupción y el trapicheo político, los desahucios, la precariedad laboral, el abuso patronal, los problemas de la educación pública, la sanidad que nos roban para privatizarla y convertirla en el gran negocio, el incumplimiento sistemático de sus leyes, la criminalidad machista sin fin, la fuga de cerebros por falta de cauces para la investigación, la bula fiscal e impositiva de la que goza la Iglesia, la parcialidad de la justicia, la nula atención a la memoria histórica republicana, la burla de la clase dirigente al gobernar solo para los intereses de las minoría pudientes..., deben ser abordados desde un planteamiento radical democrático, o lo que es lo mismo, yendo a la raíz de los problemas y esto solo se puede hacer desde la República, dejando claro que todo lo que nos proponen los ex-socialistas, la derecha y los nuevos partidos son “agiornamientos” o ligeras capas de pintura para disimular la situación de deterioro en la que está el régimen y de la que ellos son cooperadores necesarios en sus sostén.
Pero, claro, para que los ciudadanos nos entiendan y se sientan atraídos por nuestras propuestas nos tienen que encontrar en todos los tajos y lugares de lucha, ofreciendo la alternativa definitiva a las graves situaciones que vivimos-viven, superando la división, el capillismo y con un programa republicano unitario, creíble, abierto, sin dogmatismos ni pamplinas.
La República se convertirá en el gobierno de todos para con todos y para que llegue son necesarios los republicanos previamente organizados, capaces de pactar entre ellos un programa común de unidad popular, un programa que nace y se desarrolla en el seno de la sociedad, que nos permita ser reconocidos y a su vez conocedores de todas las necesidades de nuestro pueblo, siendo los abanderados de la libertad, la justicia y la fraternidad.
Salud y República.
(salva artacho, republicano)


jueves, 16 de febrero de 2017

Un republicano opina

LAS TERRIBLES MENTIRAS Y MANIOBRAS DEL SISTEMA.

Leyendo y escuchando los argumentos de las élites "intelectuales" y "dirigentes" del sistema como el Gobernador del Banco de España y otros... está "claro" que han "sido" los trabajadores y los pensionistas los actores principales de la crisis económica. De ahí esa letanía diaria de imponer rebajas salariales y subir edades y requisitos para acceder a lo poco que va quedando del "estado del bienestar" en proceso de liquidación.
Pero ¡qué cara tienes estos paniaguados a base de sueldos millonarios que salen del erario al que contribuimos fundamentalmente los trabajadores! ¿Cómo es posible tanto cinismo y maldad? Ya no necesitan ir a una guerra para liquidar y ajustar el sistema a su conveniencia, cuanto mayor sea el "ejércitos de pobres" mejores condiciones leoninas podrán imponer.
El capitalismo en su carrera de perpetuarse reinventa fórmulas y condiciones leoninas que le permiten seguir acumulando riqueza sin importarles lo más mínimo la situación de las clase que no tienen nada, salvo su fuerza de trabajo, que cada día se venda más a la baja. Para eso están esas colas inmensas de parados y necesitados. Mientras existan, a ellos les irá más que bien.
Salud y República.


lunes, 30 de enero de 2017

Un republicano opina


EN MI OPINIÓN

No quiero ser pesimista ante los tiempos que vivimos. El marxismo nos decía que la marcha al socialismo era imparable, del mismo modo que el capitalismo venció al feudalismo, el proletariado vencería al capitalismo por las graves contradicciones que en si lleva. En cierto modo es una filosofía política excesivamente determinista y finalista.

Pero la dos grandes guerras mundiales demostraron que las clases trabajadoras fácilmente caían en el chovinismo y en un nacionalismo estúpido que rompía con el internacionalismo obrero, esencia del socialismo de corte marxista.

Hoy cien años después de la gran Revolución Rusa el capitalismo en su forma más feroz reina en Rusia y en las antiguas zonas de su influencia... 

China, la potencia en la que sigue ondeando la Bandera Roja es la gran competidora de EE.UU. y en su seno se dan las mayores contradicciones sociales que podamos imaginar...

¿Qué esperanza de un mundo mejor e igualitario nos quedada?

La clase obrera, en nuestro país y en todo el mundo, está tan troceada y desunida, que revertir los recortes criminales impuestos parece una lucha de titanes, pero no imposible. 

La utopía deja de serlo cuando hay unas clases sociales trabajadoras que recuperan su conciencia política y rompen con el estado de alienación impuesto..

¿Será ese el caso de las clases trabajadoras españolas?

Salud y República. 

jueves, 26 de enero de 2017

Un republicano opina




Hablemos claro, ciudadanas,os.

Del aparentemente inocente "laissez faire, laissez passer" esgrimido por los liberales para justificar el capitalismo naciente ante el viejo régimen feudal hace casi tres siglos hemos llegado a la explotación y la miseria de la mayoría social por parte de los neoliberales de hoy...
¡La democracia formal es todo un camelo! Sino hay democracia económica, social y política seguiremos en la senda de más miseria y alienación social, a menos libros, a más hambre, a más guerras, a menos sanidad, a mayor desesperación, a menos libertad...
Queremos una democracia que vaya y resuelva lo problemas y las injusticias que nos abaten desde la raíz de los mismos, una democracia directa, controlada por el pueblo, un pueblo libre y culto, un pueblo de iguales y solidarios.
Esa democracia es incompatible con un encabezamiento de la monarquía. Esta está basada en la desigualdad, en la primacía de una familia que lo tiene todo por casi "derecho divino", en un vestigio del sistema feudal.
Una democracia politica exige el claro y definitivo control del pueblo sobre sus administración política temporal, en la elección y deposición de los defraudadores y malos gobernantes. Todos los cargos del poder político, legislativo y judicial deben ser electos por el pueblo, único soberano.
Una democracia económica, que acabe con la explotación del capitalismo, de los bancos, de los especuladores, de los empresarios usurpadores de la plusvalía producto del trabajo de los trabajadores. La empresa no puede ser coto y propiedad de un empresario o de un puñado de accionistas, sino de sus trabajadores que cooperan en la producción de bienes y servicios que la sociedad demanda.
Una democracia social que garantice a todos el bienestar y las oportunidades con los mismos derechos y obligaciones...
¿Es esto la denominada "democracia española"?
Pues, si presumimos de consecuentes, tenemos tarea por delante.
Salud y República.


jueves, 19 de enero de 2017

Un republicano opina



Mi testimonio.

Hace 45 años tecleé en una máquina como ésta la "Cuatro Tesis de Mao", "El qué hacer de Lenin", El Manifiesto Comunista"... para luego imprimirlos-editarlos en la ciclostil y repartirlos entre los compañeros. Alimentábamos lo que creíamos que era nuestra ideología marxista-leninista... eran los tiempos de la dictadura y nos movíamos en la clandestinidad... Que fácilmente caí en dogmatismo... 

Más tarde conocí a los anarquistas y mi espíritu hasta ese momento cautivo de un izquierdismo dogmático, casi infantil, empezó a liberarse y echar a andar y a producir por sí mismo ideas y proyectos más asentados en la realidad a la que quería contribuir para su transformación en una sociedad de iguales y de hombres libres.
Pasé por la socialdemocracia española hasta que se hizo tan evidente su falso reformismo. Y vi, con estupefacción, que solo era la tabla de salvación y permanecía de los intereses de los de siempre, de los poderosos...Se trataba de una democracia tan trucada que no valía la pena darle el más mínimo esfuerzo. Desalentador...
Cuando descubrí la historia republicana de mi abuelo, fallecido en el exilio, como conocí a través de mi amigo Pepin las luchas y los esfuerzos de aquellos valientes andaluces, jornaleros, hombres sencillos pero dispuestos a todo por la sociedad de la libertad, entendí que ya tan mayor, superado el cáncer que me asaltó hace 8 años solo podía poner mi pensamiento, mi tiempo y los esfuerzos que pudiera reunir en la causa justa de la República. Desde entonces escribo, milito y hago todos los esfuerzos que puedo por tan justa causa: conquistar con otros ciudadanos la "República de los Trabajadores de todas las clases". A mí me vale la pena y nunca me he encontrado más satisfecho políticamente como haciendo lo que con mis limitaciones hago.
Salud y República.