martes, 21 de diciembre de 2010

salva opina


A pesar de las nubes negras

21 de diciembre de 2010. A diez días escasos de terminar el año de la ignominia de 2010 y todo apunta a que el próximo año nos va a seguir dando batacazos y sustos al por mayor. A pesar del encabezamiento, no pretendo ser un nihilista, un negativo, pues, mi carácter, quien me conoce personalmente lo sabe, es positivo, comunicante, alegre y esperanzado.
Pero los que gobiernan y trastean el mundo al antojo de los intereses y privilegios de la minoría adinerada, nos han puesto al resto de la humanidad en una situación tan crítica y adversa que es difícil ver el sol por mucho que uno trate de despejar obstáculos y de hacerse un claro en el bosque de la dificultades y los contratiempos.
Volviendo a nuestro país, a esta gran porción geográfica de Iberia, vemos al gobierno ex-socialista empeñado en llevarnos y conducirnos por la línea del neo-liberalismo y del capitalismo salvaje, no importa que las clases trabajadoras, su principal sostén y caudal de votos, se ahoguen y fallezcan por desnutrición en el falso camino a ese mundo ideal que nos prometen de futura prosperidad.
Y es que ya a nadie se lo cree viendo las consecuencias de esa forma de gobernar y proponer soluciones al dictado del FMI, del Banco Central Europeo o de la voluntad férrea de la Sra. Merkel de como debemos actuar y gobernar la economía..., pues, estamos hartos de hacer cola en las oficinas de empleo, de redactar y entregar curriculums sin respuesta, de ver nuestros salarios congelados, de la falta de seguridad y continuidad en el empleo, de las pensiones congeladas, de oír que debemos trabajar más y cobrar menos o de mejorar la productividad mientras otros derrochan como marajás, de las ayudas sociales dispuestas al amparo de pomposas y deslumbrantes leyes que no llegan y duermen sin resolverse en los cajones de las mesas de la administración pública, desesperados por la falta de perspectivas y de futuro, deseperados los que ya agotaron las escasas ayudas y no tienen Nada que llevar a sus hogares ni nada que ofrecer a sus hijos, ahogados por el tufo de la corrupción que impregna a los políticos, de los escándalos que nunca se resuelven y siempre se tapan, de la inoperancia y el colapso de la justicia, de que nuestros niños estén a la cola de la educación con respecto a otros países, de que cualquier ciudadana puedan ser objetivo fácil de la violencia machista, de la mancha de xenofobia con la que pretenden distraernos, dividirnos y enfrentarnos con otros trabajadores...
Escépticos, desconfiados, sin esperanza, ahogados social y económicamente, humillados... sólo oímos promesas que no cuajan, sólo vemos que las políticas que emprenden nos empeoran, solo vemos que los políticos del parlamento, los del PP y los del PSOE, se culpan unos a otros, pero ambos ofrecen las mismas recetas y tienen los mismos patronos, la gran banca, los especuladores natos, y siguen pidiéndonos resignación, confianza gratuita, jornadas más largas y menor salario...
Resignación y confianza que les daremos, al PSOE y a PP, si les seguimos dando lo único de que disponemos, de momento, nuestro voto. Seguiríamos hundiéndonos.
No sé como puede cambiar esta situación tan adversa, tan injusta tan insolidaria y cuánto tiempo nos costará salir..., pero desde luego, confiando en la derecha (PP-PSOE) creo que ¡no!, unos y otros nos han dado muestras de sobras conocidas. Hoy, más que nunca, hace falta un reagrupamiento de la Izquierda política y social que nos ilusione y nos ofrezca una salida, la más ventajosa para la gran mayoría social de los habitantes de esta porción de Iberia. Por cierto el corazón siempre late a la izquierda, sólo hay que pararse un momento y oírlo, si queremos sobrevivir.

1 comentario:

  1. Hola Salvador.
    Me place saludarte para congratularme con tu comentario, me siento identificado contigo en ese pensamiento y creo, que ideas en ese camino pudieran despertar la conciencia del pueblo para decirles a estos señores, que estamos todos hastiados de sus actuaciones a cual más nefasta, y que solo ellos se benefician a costa de la desdicha de la ciudadanía. Te felicito por pensar en voz alta (por este medio), tan acertadamente sobre lo que nos preocupa a los españoles.
    Un saludo.
    Juan Saura.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. En breve será publicado.