lunes, 10 de enero de 2011

salva opina


¿Es posible una respuesta de izquierdas?

Reconstruir es reparar o volver a construir algo que ya existía y que se deterioró o destruyó por abandono o desidia del titular o por la acción del adversario que directamente se lo destruyó porque se bajó la guardia o se confundieron los fines o se dejó corromper o.... De todo hubo..., sobre todo pragmatismo rayado y oportunismo impropio de quien se reclamaba como vanguardia de la clase obrera llamada a transformar la sociedad. El comunismo cayó en los países que decían tenerlo por el asedio implacable de los países capitalistas, pero también por la burocratización y el estancamiento de sus dirigentes que fueron ocupando el poder que correspondía a los soviets, desplazándolos a meros organismos "revolucionarios simbólicos", la democracia obrera fue sustituida por la nomenclatura, la verdadera dictadura del proletariado fue en cierto modo pervertida... por otra parte, la carrera armamentista a la que le obligaba el bloque capitalista también influyó en que muchos recursos fueran restados de los fines sociales que hubieran tenido como finalidad mejorar a las clases trabajadoras con respecto al Occidente capitalista de no haberse dado esa carrera militarista... La caída del muro trajo el consumismo, el engaño, una caída de la conciencia de clase ante el falso sueño del liberalismo... , hoy lo pagamos con creces.
La crisis del sistema capitalista nos pilla desorganizados e incapaces de romper este tipo de sociedad, de hacer la revolución..., y encima les costeamos la crisis como ovejas sumisas llevadas al matadero.
Los que se reclaman vanguardia pierden el tiempo en pugnar entre ellos por ocupar el espacio que se abandonó en aras a una democracia que no era del todo democracia... Sólo sumando y compartiendo, buscando espacios comunes, empezando desde abajo, recuperando radicalidad democrática y conciencia de clase, restaurando valores tan denostados como la cooperación, la solidaridad, la cultura, la fraternidad, el internacionalismo, el medio ambiente, la lucha sindical no burocrática, el federalismo, la república, etc., empezaremos a reconstruir lo que nos dejamos un día destruir. ¿Nos ponemos a ello o nos dejamos llevar?. ¿La barbarie o la vida?

3 comentarios:

  1. Hola Salva, en primer lugar, desearte lo mejor para ti y los tuyos, en éste año recién estrenado.
    Por otro lado, hacerte saber que me place leer tus pensamientos escritos, indicándote mi postura en favor de la vida, por tu sugerente pregunta.

    Creo que todos sabemos, más o menos, el devenir de la República de antaño, por ser historia escrita, con evidentes tintes de buena o mala según sus escritores.
    Conociendo nuestro deambular democrático desde su nacimiento y habiendo vivido la experiencia de los gobiernos hasta ahora en la nación, estoy más convencido que nunca, de la necesidad de uno que apueste de verdad por la integridad y en interés del pueblo, siendo éste quien siempre genera el sostén de la nación. Creo, Salva, que nos hace falta un gobierno capaz de no enredarse en los manejos del capitalismo y controlarlo en, y de sus manejos de interés despiadado que siempre ahoga a quien le hace vivir. Un gobierno que ampare y proteja la pluralidad de vida y modo de entenderla, protegiendo con normas imparciales lo inalienable de toda persona (¿estaré sonando con una utopía?), que la prioridad siempre sea la del pueblo.
    Me pregunto si una política de izquierdas desde la perspectiva de una República sería capaz de lograrlo, y quiero creer que sí ante la decepción de los conocidos, tal vez por la inquietud esperanzadora de lo que podría ser y no es, aquello de mirar al futuro con esperanza.

    De todos modos, me inquieta las situaciones que ni prevén ni solucionan, si acaso no son fruto de las incompetencias de gestión de la democracia, y que tienen a buena parte de la población al limite de la moral ciudadana, por ello me apunto a que la equidad de todos para todos, pudiera ser la gestión un gobierno digno de ésta prioridades mencionadas.

    Un afectuoso saludo.

    Juan Saura.

    ResponderEliminar
  2. Hola Salva, gracias por hacerme partícipe en tu blog.
    Tal y como está la situación actual, el repaso que has descrito me parece muy interesante,creo que la izquierda tenemos que hacernos una crítica constructiva, y coger un punto de partida para iniciar esfuerzos de pedagogía, así como el sistema capitalista ha incidido en todas las democracias para imponer sus criterios neoliberales, ha estas alturas de la historia,tenemos que acceder con alternativas distintas a este sistema que ha logrado sesgar la clase obrera y empobrecerla, pero la izquierda tenemos que tener claro nuestra razón ser y mostrar que somos antagónicos ante la clase dominante y que otro modelo de vida es posible. Tenemos que articular métodos de trabajos para recuperar lo perdido, el punto donde lo dejamos por las causas que tu mencionas y en mi opinión desde nuestro país para mi fue la funestra transición. Salud Compañero!!!

    ResponderEliminar
  3. Juan, Maijos, gracias por vuestros comentarios que enriquecen y complementan esta modesta aportación. Sin duda necesitamos un Gobierno que no se deje enredar por esos magos del lío capitalista, que sirva a los interese del pueblo, que gobierne desde la izquierda, que de una patada a esas políticas neoliberales, que contribuya a una pedagogía política que nos haga recuperar los valores alternativos de la cooperación y la solidaridad... Coincidimos que no cabe esperar esto de los actuales gobiernos y que habrá que apostar por un cambio, no sólo de gobierno, sino de sistema. ¿Será la República la panacea, la solución a los actuales problemas? Creo que dependerá del grado de conciencia política de los ciudadanos en ese momento, de la voluntad de no repetir errores, de haber aprendido de la historia y de creernos que el pueblo puede ser el protagonista de su propio destino tras darle la patada correspondiente a especuladores, banqueros y obispos. Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. En breve será publicado.