lunes, 7 de marzo de 2011

salva opina


Votar o no votar

El "gurtel nuestro" de cada día y demás bagatelas que entretienen y enriquecen a los políticos que están en ello para "forrarse", pues, lo de la "vocación" de servicio público no deja de ser una broma y una risotada que ofende la sensibilidad del honesto ciudadano que nada en el océano embravecido de las dificultades y las tormentas provocadas por los dioses del capital (banqueros y especuladores sin escrúpulos), intentando salvarse (mantener su empleo, aunque sea perdiendo salario/prolongando jornadas) o llegar algún islote donde refugiarse ( subsidio, contratos-basura)... cada vez en condiciones mas precarias e indignas.
Hace tiempo que dejé de creer( y observo que muchos otros conciudadanos les ocurre lo mismo) en la falsa-espectáculo de la democracia liberal (neoliberal), que dejé de sentirme representado por estos partidos que se han apoderado de la administración del estado, que periódicamente nos mienten, engañan, se burlan de nuestras necesidades para servir a sus amos y a sus intereses crematísticos particulares. Si bien es cierto, como he comentado en otras ocasiones, que pese a esta jauría de lobos ( que perdonen los lobos de nuestros montes y veredas por la alusión), sedientos de avaricia y enriquecidos por la recompensa de sus servicios de traición al pueblo por los "amos" anteriormente aludidos, existe una minoría de políticos que se creen de verdad lo del interés general de sus conciudadanos y que tienen casi vedados el acceso a los órganos que permitirían reformar o transformar el sístema tan injusto.
Como digo, como pienso, como me pide muchas veces mi sentido común y mi conciencia social frente a las fuerzas nacidas de la mentira general y el expolio, de la apropiación indebida de la que hacen demostración cada día, sea por cohecho, por prevaricación o porque directamente y sin la menor vergüenza se ponen las recompensa económicas que les viene en gana, frente a la gran mayoría social dificultosa de llegar a final de mes o que pierde su trabajo, o su casa porque se la queda el banquero-usurero o que no puede atender las necesidades de educación de sus hijos..., les diría basta ya de farsa, ni un voto mas a las urnas del sistema, abstención absoluta, que se queden con el culo al aire...
Luego más sereno, con la sangre menos caliente y con el corazón a la par con la inteligencia, veo y concluyo que pese a la mierda del sistema no puedo abstenerme, que esta acción contra el sistema daría mas ventajas a explotadores y servidores de éstos frente a la ciudadanía sufriente en general y que debo dirigir mi mirada y mi acción, mi voto, hacia la minoría de políticos honestos y de vocación con la esperanza de que si somos muchos los que eso hacemos quizás el sistema empiece a cambiar y a transformarse. Quizás podamos llegar a ser los más.

6 comentarios:

  1. Aún no sé a quien votaré. Probablemente en blanco.

    ResponderEliminar
  2. Que verdad que es amigo Salva, que viviendo todos éstos despropósitos de la clase política se nos vallan las ganas de hacer nada al respecto de ellos.
    Hay muchos conciudadanos desconsolados por tantos corruptos, que se olvidaron del pueblo en beneficio propio y que aún siguen alardeando, que su trabajo es por amor y lealtad al pueblo... ¡que vergüenza tan desesperanzadora!.

    La reacción más inmediata que tuve, y que además no solo manifesté sino que invité a secundarla, fué... abstenernos de votarles a ninguno.
    Después de reflexionar sobre la circunstancia, me invadió un coraje que no pude contener, al informarme mejor sobre lo que ésto suponía, si lo que realmente quiero o queremos es cambiar el rumbo tan sinvergüenza que nuestra España lleva, leí acertadas reflexiones sobre ésta actuación de quedarnos impasibles y no me gustó nada, pensar que la inactividad en votar... no cambia en nada absoluto nuestras lamentaciones.

    Este artículo me ayudó a cambiar de actitud, y retractarme de mi opinión manifestada, invitando a lo contrario...- http://ow.ly/473cS

    De modo, que la conclusión a que ¡todos debemos llegar!... si nos preocupan y nos duelen, los males que padecemos como sociedad, es a hacer lo que está en nuestro legítimo derecho de poder cambiarlo votando a quienes sí se comprometen a cambiar las cosas.
    La ciudadanía hemos expresado un rotundo rechazo hacia la corrupción en los partidos políticos, enviándoles una petición de la que se han enterado bien, con la propuesta de actuable.es, yo he hablado personalmente por telf., con la federal de mi opción política, manifestándole mi preocupación en la de todos los españoles, por lo que están al corriente de lo que despreciamos y saben por lo que tienen que trabajar, si ellos sienten nuestro empuje, trabajarán con ilusión sabiendo que estamos con miradas inquisitivas y nada permisivas, en la dejadez de sus funciones.

    Por tanto amigo Salva, no podemos permitirnos el lujo de que usurpen el poder quienes no lo merecen, y eso, solo podemos evitarlo siendo activos en nuestro único derecho de elección.
    ¡NO DEJEMOS DE VOTAR! a los minoritarios que están deseosos de salir a pelear por nosotros, y cuando se desvíen... pongamos a otro minoritario para que peleen por nosotros, ¡es la única manera de hacerlo en paz y democracia!

    Mis saludos, querido Salva.

    ResponderEliminar
  3. Creo amigos que el voto es un instrumento importante para participar en las decisiones que nos afectan a nuestra convivencia como "cives". Sin duda no es el único y a lo largo de la historia hemos visto posturas contrarias al mismo: los libertarios y anarquistas españoles, sin ir más lejos, durante algunas fases de la II República.
    A vece la indignación por el engaño sufrido, por la gran mentira que nos infringen diariamente los políticos que están o han accedido a los poderes públicos nos motivan para abstenernos o votar en blanco. Cualquier decisión en ese sentido, amiga Jara, es respetable y la entiendo, yo mismo lo he pensado varias veces...
    Pero por otra parte no todos son iguales, no todos están salpicados por el lujo, la banalidad, la compra-venta de conciencias, la facilidad para delinquir. Hay una minoría que cumplen y se empeñan en llevar a cabo el contrato social que nos prometieron para salir elegidos, su programa, que han sacrificado una gran parte de su actividad y vida personal en aras a un servicio público y por ello son merecedores de nuevo de nuestra confianza. Son los minoritarios como dices, amigo Juan, porque los que son mayoritarios , los embusteros, los vendidos, los que trabajan para que el status, el orden basado en la desigualdad no se altere y corrija. Son mayoritarios porque el dinero y los medios puesto en sus manos para engañar y manipular a tantos ciudadanos fáciles de confundir es incalculable para nosotros, las clases dominantes los utilizan y ellos se dejan utilizar a cambio de las prebendas. Estoy contigo Juan en que los minoritarios, los honestos, se merecen nuestra confianza porque no van a dejar de pelear por el bien común, por una sociedad más justa, porque los más de ellos, sencillamente, no van a ceder al chantaje, y si alguno lo hiciera, nos enteraríamos (los propios y podridos medios de los defensores del sistema neoliberal lo denunciarían a bombo y platillo) y lo pondríamos con nuestra arma ciudadana, con nuestro voto, fuera del servicio público.
    Quebrar la "democracia formal neo-liberal" para crear una sociedad auténticamente democrática nos va a llevar mucho tiempo, muchos esfuerzos, mucha participación en medios y movimientos al margen de los poderosos "mayoritarios", pero seguro que vale la pena, por lo menos para nuestra responsabilidad, nuestras conciencias, nuestra ética.

    ResponderEliminar
  4. VOTAR SEGURO QUE LO HAGO.
    VOTAR CUALQUIER COSA ANTI PP SEGURO QUE TAMBIEN.
    Y SI ME TENGO QUE TAPAR LA NARIZ ME LA TAPO

    ResponderEliminar
  5. ¡Muy bien! amigo anónimo, si quieres que las cosas cambien de lo ya conocido, haz crecer a los pequeños con tu voto, que tienen mucho que decir y hacer. Así sí podrá cambiar algo nuestro panorama. ¿No crees amigo Salva...?

    ResponderEliminar
  6. Pues Sí amigo, si queremos que nuestro voto incida y sirva para empezar a mover esta sociedad, tenemos que dirigirlo hacia los pequeños,a los que no están tocados ni contaminados por la lacra de la corrupción. Un saludo amigo Juan.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. En breve será publicado.