jueves, 17 de febrero de 2011

salva opina


Salvador Ruiz Navas, malagueño, republicano, prisionero en Argeles y miembro de la Resistencia Francesa

Bueno en esta semana que he estado sin poder conectarme por no se qué problema de Orange he tenido la satisfacción de recibir vía correo normal un sobre con información a cerca de mi abuelo al que llevo buscando mucho tiempo.Mi abuelo nació a mediados de 1898 de una familia de campesinos andaluces, de los que no tienen nada excepto sus manos para encallecer y sudar la camisa trabajando las tierras de los señoritos a cambio de salarios de mera subsistencia.

Con la llegada de la II República él como muchos vieron la oportunidad de construir una sociedad más libre, más justa en definitiva más solidaria lo que le llevó a organizarse en los sindicatos y organizaciones de izquierda que se montaron en su pueblo, Villanueva del Rosario (Málaga)

Cuando el golpe fascista puso en peligro la sociedad que ellos habían iniciado con tanta voluntad e ilusión le llevó a enrolarse de forma inmediata en las milicias al principio espontáneas y fuera de control del gobierno y después en la medida que la guerra impuso la necesidad de constituir un ejército que respondiera de mejor forma al ataque que sufría el estado y que iba arrebatando espacios vitales para la subsistencia de ésta, pasó a formar parte del mismo y replegarse al final de la guerra en territorio francés.

Esto es lo que sabíamos la familia, pero al solicitar información al consulado español en Toulouse y afirmarnos él mismo que no les constaba que hubiera estado como refugiado en Francia, hizo que durante un montón de años pensáramos que fue una víctima más de las miles que mal descansan en cunetas y a pie de tapias de los cementerios por la maldita manía de apretar el gatillo de los falangistas sobre un pueblo que sólo había intentado defender un estado que les garantizaba algo más de justicia y libertad.

Mi abuela con dos niños de corta edad, asaltada y saqueada su casa por esos cobardes y miserables fascistas, amenazada de ser rapada y paseada por el el pueblo para burla y "escarmiento", sin ayuda ninguna, tuvo que abandonar a la carrera el pueblo hacia una ciudad donde pasara más desapercibida y pudiera trabajar en lo que sea para atender a sus hijos. Esto contribuyó a que se apartara y no tuviera contacto con otras familias que habían sufrido situaciones semejantes a la suya. Contribuyendo a perder ese contacto con camaradas que, sin duda le hubieran ayudado o al menos hubieran sido solidarios entre ellos, compartiendo el dolor por lo sucedido y la esperanza de que las cosas fueran reversibles. No tengo nada que reprocharle, ella lo entendió así y el pánico hizo el resto.

Volviendo a mi abuelo, con la pseudo información del consulado que descartaba el paso a Francia, me llevó a contactar desde Valencia donde vivo con el Ayuntamiento del pueblo, por entonces gobernado por los socialistas, a los que me dirigí en repetidas ocasiones solicitando cualquier información y jamás obtuve ninguna respuesta. Como mi madre nos contaba que recordaba a su padre con un pañuelo rojo y las siglas UHP me dirigí al PCE de Antequera y Málaga, apareciendo en escena el compañero Pepe, militante y trabajador del Foro por la Memoria, el cual consultó listas de desaparecidos, buscó aquí y allá sin encontrar, pese a los esfuerzos que me consta hizo, huella que nos permitiera decir que era una víctima más de las miles que han ido apareciendo a lo largo de la provincia de Málaga..

Esto me llevó a finales de diciembre a dirigirme al Departamento francés de los Pirineos Orientales, los cuales me remitieron la información de que estuvo en Argelès un corto tiempo, saliendo en marzo de 1940 en una compañía de trabajo hacia la empresa Belletangart en Mauriac (Departamento de Cantal). Y nada más.

Buscando en internet encontré las siglas, benditas siglas, de FFREEE, y puse un breve reclamo de ayuda que rápidamente fue atendido, poniéndose en contacto conmigo Marie, hija de un refugiado natural del mismo pueblo que mi abuelo, pero que dado el fallecimiento de su padre en los años noventa no podía ofrecerme una información precisa, y el amigo Jesús, un ingeniero electricista jubilado e hijo de un teniente fiel a la República el cual se ofreció a investigar y buscar.

Fruto de ese trabajo del compañero hoy he avanzado muchísimo en conocimiento de como transcurrieron los años y los acontecimientos que afectan diréctamente a mi abuelo por lo que voy, con su permiso, a transcribir su carta:

"Compañero Salvador, Mucha salud te deseo al ser ésta en tu poder. A 7 km de MAURIAC, en un pueblo que se llama CHALVIGNAC, la compañía Entreprise Léon BALLOT empleaba y escondía a 100 REPUBLICANOS ( y muchos más) de 1940 a 1945, construía la retenida de agua Monumental que empezó en 1936.

Los obreros eran también guerrilleros y formaron el batallón DIDIER (4000 hombres). En un ataque mataron a muchos alemanes. Los españoles se vengaban. Después de la Guerra Francesa, los guerrilleros regresaron a CHALVIGNAC. Muchos se fueron a otras provincias francesas a trabajar con BALLOT o no. El abuelo no murió porque en 1948 estaba en Toulouse.

Le estoy buscando en las ciudades alrededor de Toulouse y en otras partes. Ya te diré. Entérate en Málaga o en su pueblos cercanos para saber algo sobre ROMO RICO Antonio que nació en 1923. También le busco.

Lo que se puede decir es que los Republicanos Españoles tuvieron un par de "cojones". Los alemanes se cagaban delante de ellos.

Aquí se despide el amigo Jesús: lo que estoy haciendo es un deber.

Vivir libre, pero lejos."

Esta carta viene acompañada del certificado de la Prefectura Francesa con el listado de españoles que salieron de Argelès a la citada empresa hidroeléctrica de Mauriac, así como un mapa con los puntos marcados de Argelès, Toulouse y Mauriac.

Amigo, compañero, camarada Jesús, ¡gracias, mil gracias!, sólo en un hombre republicano de convicciones tan profundas como las tuyas cabe tanta dedicación y generosidad. Me dejas sin palabras y me llenas de orgullo al saber que mi abuelo contribuyó a hacer retroceder el fascismo.


7 comentarios:

  1. Hola, me has dejado con la boca abierta y ansioso por saber más, te he enviado un mail, continua así..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Verdaderamente emotivo querido amigo Salva, tu dedicación al querer averiguar el deambular pasado de tu antecesor, razón de tu existencia y tu periplo por revelar sus hazañas cotidianas y obligadas del tu buen familiar, que sintió la necesidad de no quedarse de brazos cruzados, ante el arrebato de las justicias logradas.
    Los hechos de aquellos valientes, que dieron sus vidas sin titubeos por la libertad ante los opresores, deberían ser la razón de nuestras reflexiones por las mismas causas que hoy vivimos, ante las desvergonzadas arremetidas contra derechos logrados por reivindicaciones pasadas, y que nos estamos dejando acometer. Realmente éstos relatos, deberían hacer honor al interés de demostrar de la pasta que estamos hechos, para no ser vergüenza del sacrificio de nuestros antecesores.
    Debemos no dejar de mostrar el coraje que llevamos dentro, e implicarnos en lo que es nuestra obligación denunciar, y entremeternos en las actuaciones equivocadas de aquellos que se sienten privilegiados por el respaldo de votos, incordiar hasta la revolución hoy democrática, de que no es así, lo que hacen, que no lo consentimos y reivindicamos justicia.

    Mis saludos desde mi cariñoso aprecio, amigo Salva.

    ResponderEliminar
  3. Animo, adelente, hasta la libertad siempre.
    Mi reconocimiento por tu abuelo y otros tantos heroes de la libertad.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena... Me das una envidia tremenda. Besos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios tan animosos y solidarios. Encontrar a mi abuelo y saber que fue de él, recuperar su memoria, aprender de su generosidad y de su lucha ha sido de siempre uno de mis objetivos. Reivindicar su buen nombre de ciudadano de la república española a la que defendió hasta sacrificar su vida personal y familiar da sentido, entre otras cosas a mi vida personal. Quiero poder explicar a mis hijos quién era su bisabuelo, lo que hizo con sus aciertos y sus errores, pues todos todos acertamos y erramos continuamente, quiero que comprendan lo que significó la llegada de la república para las gentes sencillas y laboriosas como él, el mundo de justicia que se abría y fue cerrado violentamente por la extensión de ese caínismo criminal que extendió el fascismo por nuestro país.

    ResponderEliminar
  6. ¡BUEN TRABAJO SALVA! Tal vez las nuevas generaciones, no se dejen influir tanto por las burlas de gobiernos que disfrazan su apariencia como en el día de hoy sucede, siendo víctimas de un engaño que nos llevará la vida en intentar solucionarlo, y reparar el daño cometido que sufrimos.

    Mis Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola, no se si te has dirigido a la OFPRA, alli hay las fichas de los españoles que fueron refugiados, y tu abuelo debió serlo, yo lo se porque trabaje alli, hace años ma dijeron que darian toda informacion a los que demostraran ser famila de los refugiados, saludos republicanos

    Milagros Riera, Ateos y Republicanos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. En breve será publicado.