miércoles, 23 de febrero de 2011

salva opina


El capitalismo es a botín como botín a capitalismo


Una de las acepciones que da el diccionario de la lengua al vocablo botín es: "Beneficio que se obtiene de un robo, atraco o estafa". Más de 8.000 millones de beneficio para un banco, 9.000 para otro...cuando cientos de personas han perdido su casa, su trabajo, sus posibilidades de subsistir dignamente... Lo malo de la historia es que ninguno de nosotros cuestiona el capitalismo, nos quedamos en suspirar por un estado del bienestar, hoy en la practica hundido, él que en su día montaron los socialdemócratas para convencernos de que el "socialismo" en libertad era mejor y daba más ventajas a los trabajadores que los sistemas del otro lado del muro. Es cierto que cayó el muro por sus errores y el cerco de las potencias atlantistas con los yanquis a la cabeza, pero ¿qué nos ha deparado el capitalismo desde entonces? Crisis, miseria y explotación a los trabajadores...

Los socialdemócratas ya no se molestan en levantar ese baluarte anticomunista que llamaron estado del bienestar, sus patronos les han dado órdenes expresas de acabar con esas "zarandejas" y "derroches". El traje "socialista"está demasiado desteñido para señoritos de tanto postín, los abandonaron o vendieron en tiendas de ropa usada.

Lo triste es que algunos de los que pretenden reconstruir la Izquierda, no son más que meros imitadores de los socialdemócratas, se han comprado los trajes desteñidos y pretenden hacernos creer que ese estado del bienestar tan desmontado y a la deriva sería la medicina social que curaría nuestros males. ¡Pobres de nuestros "lideres sindicales" o mejor pobres de nosotros si les seguimos creyendo! Amigos, pero si el mal reside en la misma esencia del capitalismo, por lo que no caben reformas ni medias tintas, sólo nos queda derribarlo para construir la sociedad de hombres libres, la sociedad sin explotados ni explotadores, la sociedad donde podamos respirar y reír a nuestras anchas..., si es eso lo que queremos. ¡Ay Marx, Bakunin, Rosa Luxemburg y tantos y tantos luchadores y pensadores si os hubieramos hecho caso y hubieramos sido previsores!


3 comentarios:

  1. Hola Amigo Salva.

    Es evidente el fracaso que han demostrado, éste tipo de liberalismo enfocado hacia el capitalismo, todo son y todos somos, intereses para sus beneficios, es un voraz monstruo que no tiene hartura en demandar más y más beneficios, aunque eso nos suponga la extinción de bienestares cualesquieras logrados, no sirven, si eso le resulta en ralentizar sus acopios de riqueza.
    Los Bancos, dirigidos por codiciosos y paranoicos avaros, que se enriquecen con las más indignantes miserias nuestras, y, ante el mirar silenciado y permisivo, de políticos amedrantados por el temor a que los abandonen, privandoles de limosnas para ellos, haciéndolos sumisos servidores y cómplices, para que nos pongan al pueblo en bandeja de sus codicias....
    Esto, tiene que terminar irremisiblemente, máxime, que somos un pueblo que nos doblegamos ante las adversidades, pero nos damos cuenta al día de hoy, cuales son y dónde están los males que intentan destruirnos como sociedad. Ya existen movilizaciones, que intentan alzar con apoyos cada vez más mayoritarios, de las convicciones del espíritu de la real izquierda, que nos defienda de ésta situación anómala y antinatural en la forma de gobernar, por la dignidad y soberanía ante todo, de la ciudadanía a la que se le ha impuesto un sistema no elegido.
    Ya, amigo Salva, se escuchan rumores de posibles cambios futuros, ¡ojala! vengan en la dirección deseada.

    Mis Saludos y Afectos, Salva.

    ResponderEliminar
  2. Juan, gracias una vez más de tu aportación tan destacable. Coincidimos en lo básico: el capitalismo es un sistema injusto y arbitrario, donde las diferencias sociales se acrecientan cada día mas entre una minoría que todo lo tiene y una mayoría que con la llegada de las crisis peiódicas o provocadas por la avaricia desmedida de los potentados, ve mermados sus derechos. Hay quienes piensan, por ej., los socialdemócratas que desde dentro del capitalismo, éste se puede reformar y crear "el estado del bienestar social", eso si, siempre los ricos serán más ricos, y otros que pensamos que el sistema tiene que ser sustituido por otro más justo, por un socialismo, digamos, autogestionario. Lo triste es que algunos voceros de la Izquierda, pese a estar enfrentados dialécticamente con el PSOE, repiten sus argumentos con palabras distintas, pero con significados y objetivos iguales, para atrae un electorado desorientado, pero no cuestionan en el fondo el capitalismo. Como llegar a esto, a una sociedad de democracia política, económica y social sin desencadenar violencias innecesarias eso es lo que debemos discutir y aportarnos. Como siempre, tu amigo.

    ResponderEliminar
  3. Salva amigo, me es agradable y gratificante apreciar las coincidencias en lo que es bueno, y por tanto, deseable para nuestra sociedad.

    Es lógica la des-orientación, que tantos creedores de la izquierda socialista padecen, han perdido el norte, ante actuaciones de su partido, claramente enfocadas hacia y por el capitalismo...¡Como si éste fuese nuestro único y exclusivo salvador y valedor!.

    El mundo financiero, es necesariamente consustancial con nuestro desarrollo, pero... no debe ser él quien nos marque las pautas y condiciones, en los beneficios sociales por los que tanto se ha peleado, y tocan las narices, cuando nos dicen, que es para que los mercados no se resientan ¡vamos!, que especulan con nuestros dineros, viven como reyes a base de extraerles el jugo, y encima, nos exigen como si fuesen nuestros mandatarios, que produzcamos más por menos, para que ellos sigan ganando... de lo nuestro ¡toca los cojones...!

    Es más que evidente, que el poder económico controla y corrompe para su propio abuso desmedido, y éste, debe ser erradicado y apartado, manteniéndolo al margen total de la política, que es lo que siempre ha provocado las desviaciones y corrupciones. Ésta es, en mi humilde opinión, los criterios básicos que deben tener las ideas de izquierdas que primen por el bien social, y para lograr eso... no es necesario que nadie tengamos que rasgarnos las vestiduras, por muy tétrico que quieran pintarlo los banqueros, ¡que ya sabemos del pié que cojean!.

    Esperemos que se tomen aciertos....

    Mis amigables saludos Salva.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. En breve será publicado.